martes, 28 de octubre de 2014

LA CASCADA DE TEXOLO (VERACUZ)







Tenía que llegar a TEXOLO antes de la tarde, no sea que se me apareciera LA LLORONA por esas cascadas. Así,  le pedí  cortésmente al chofer del autobús que me dejara  en la carretera a la entrada del camino de Texolo para poder ir andando. Ni sí ni no. Hummmmmm y mirada aviesa por toda respuesta
Para delante de una casa y una mujer me grita que mejor me bajo ya y me vuelva andando hasta la entrada. @$%&# Pruebo el poder de la palabra.
Esta lloviznando, la carretera adoquinada luce sus mejores prendas: helechitos desemperezándose en las grietas, yerbitas puntiagudas como juncos, babosillas, orugas…todos han salido al encuentro con la lluvia. Relumbra el mar esmeralda de los cafetales. Nadie.


De repente aparecen dos tipos citadinos maletín en mano. Buscan clientes para una nueva compañía telefónica “ventajosa”. Y allí, en el portón de la EX HACIENDA SAN BARTOLO, la situación toma visos surrealistas si no absurdos. Tras un recodo aparece el casco de la hacienda  centenaria en  toda su belleza, como dormida en la niebla.
Me dicen que Manolo Izaguirre organiza allí eventos y lo que él llama “Noche de Leyendas”. Cuenta hechos espeluznantes acaecidos por estas tierras, tragedias Xiqueñas.
…una jovencita bellísima se quedaría embarazada del generalísimo Santana a su paso por la ciudad, habiéndole prometido matrimonio. El  augusto militar nunca volvió y la abandonada, encerrada a muerte por sus hermanos,  se aparece con una vela en la mano en la casa de Dña. Blanca, como alma en pena. La TV la inmortalizó en “La Dama de la vela”.
El camino se termina en un somero aparcamiento y una vetusta planta eléctrica mantenida como juguete con vigilante militarizado a la puerta.
¿Y la cascada?
“Hay un mirador aquí abajo, o si no atraviese el puente colgante y pase al otro lado. A la derecha están las escaleras del monte, a la izquierda  la poza de los muertitos, que siempre hay alguien que termina sus días bien ahogado y sale por las noches  gimiendo como fantasma”.



“Apóyenos con lo que pueda, es que estamos recomponiendo las escaleras”. Son dos jóvenes estilosos medio repantingados en una especie de mesa  con poca pinta de “arregladores”, pero, si ellos lo dicen… Como el Puente del Diablo. Pasan los que pasan.
Son 365 escalones en el puro monte hasta un miradorcito casi en el fondo del cañón y yo no sé volar todavía, me digo. Los arboles se yerguen  altivos en un girón de niebla, desaparecen y el blancor espumoso nos envuelve. ¿Se oyen gritos? ¿Lamentos? Mejor no pienso y sigo bajando engañando el vértigo con la pobre barandilla de ramas. Paro el reloj de la memoria y me quedo absorta contemplando el salto de las aguas por entre los acantilados. Las orquídeas y las bromelias abrazan con fuerza a sus tutores enamorados.



Son 500 metros más hasta LA CASCADA DE LA MONJA, también escondida tras un chiringuito-tienda de souvenirs de aspecto bastante cutre como para desanimar al mejor pintado.
Pero no, las apariencias engañan también esta vez. Arboles gigantescos cobijan esta cascada chiquita de aguas deliciosas  y decido sentarme al pie de uno de los colosos a comer mis panecillos de requesón y de crema para coger fuerzas contemplando una familia de mestizos retornados del Norte gozando de las aguas…

Dicen que aquí una monjita valiente se ahogó por salvar a unos niños en la poza embravecida…
Volver a la carretera y llegarme a XICO, ese es el problema, porque ya no hay taxis de vuelta y habrá que llamar uno y me pedirá un ojo de la cara. Decido empezar a caminar impulsada por la esperanza. ¡Ni un alma!
¡Un Land Rover! Me digo que debe ser espejismo y como por juego lo paro y dice que me llevara hasta la comunidad de OTLAXPA, allí deberé tomar un taxi al centro de Xico.
Es un “hacendado” que vuelve con sus trabajadores de la finca. Alto, fornido, sombrero texano, camisa a cuadros, hebilla de plata refulgente. Un hombre muy educado y atractivo de mirada de terciopelo almidonado. Hablamos del café, de Colombia, de la caída de los precios y la roya asesina.
Dice que debería haber pedido el taxi en TEXOLO…y yo me callo como muerta.


Atravesamos unas vías  de tren y ante mi sorpresa me cuenta que son de EL PIOJITO, el tren a vapor que hacía el recorrido de Xalapa a Coatepec y Teocelo una vez al día con pasajeros y mercancías… todo un milagro de la técnica norteamericana de la época de Don Porfirio, que sustituyó al tren de mulas que hacía el servicio de las haciendas. Desapareció en 1945 con la apertura de la carretera.
 
¡Gracias, Señor!  Ha sido usted muy amable.


FOTOS: Cortesía de GOOGLE

18 comentarios:

  1. HALOWEEN!!!!!!!!!! Por aqui se ha vuelto la moda eso de darse sustos por encargo y, mejor, con cenita incluida. Ya estan todos los hoteles de Madras proponiendo sorpresas terrorificas para esta noche de malos espiritus.
    En TEXOLO tambien aparecen las almas en pena en cuanto cae la tarde o cuando la niebla se apodera de las aguas...Dicen.
    En Pondicherry es Dia de Muertos y el sol, tan gallardo al amanecer, ha sido vencido por las nubes traidoras.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. A mi me has llegado muy cerca porque las cascadas, como los volcanes, son lo mío; vamos, de esas cosas que me atraen un poco a lo loco.

    Me parece a mi que los muertos pueden jugar a gusto en lugares así.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ufffff que miedo!!! menudas experiencias más enriquecedoras estás viviendo y disfrutando. Nosotros te lo agradecemos, porque de alguna manera adquirimos más cultura....impresionante la cascada. Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Si, amigo Mark, son lugares con mucha magia.
    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  5. Pues mira, en eso coincidimos, Trans. La Fuerza, la Belleza de las profundidades de la Tierra: el agua y la lava, el magma ardiente.
    Yo creo que nuestros sentidos se abren en lugares como estos y nos permiten entrar en contacto con Fuerzas Ocultas. Ellos lo llaman entrar en "la Cuarta Dimension"...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Venga, querida Agueda! Que no, que de miedo a muertos vivientes, Lloronas y fantasmas yo nada.
    Miedo me dan, eso si, algunos (en masculino plural) bien vivos.
    Me alegro que te interesen.
    Besos, que voy a tu casa.

    ResponderEliminar
  7. Alienta saber que 'mi maharaní' sabe salir de pequeños aprietos como si fuera 'Juana de Arco'.
    De los sitios que no son muy especiales, se secan siempre pasiones.
    [Todo bien. Sigo adelante, y el precio a pagar es largo y lento].
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. He ido leyendo sobresaltada: arboleda, niebla, soledad y regreso inseguro... y en Méjico... Demasiada aventura.
    Qué alegría saber que estás en tu casita.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Admiro como te expresas y describes, al leerte me parecía que participaba yo contigo de esa experiencia.
    Un beso igoa
    (Un viaje lleno de aventura.)

    ResponderEliminar
  10. Hola amigo Blas! Razon tienes en eso de "sitios MUY especiales"... Hay que abrir la puerta y olvidarse de la literatura especializada. La verdad es que Texolo tiene una belleza, una fuerza especial que se revela cuando dejas atras a los humanos.
    Has de hincarte en el fondo y esperar.
    Besos y mucha fuerza

    ResponderEliminar
  11. Mi Macj, es que Mexico es asi: la Fuerza de lo desconocido, de lo inminente, de lo tanto esperado...
    Mi casa me pesa! Jajaja!
    Y no te creas, que esos repiques de tambores broncos y trompetas en el templo de Ganesh cuando paso a las seis de la manana camino de la playa, me remueven las entranas. Es como un remolino de Poder!
    Prefiero el Sol, mi amigo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las seis de la mañana... Es cuando yo me acuesto.
      Mi madre diría: "hijas ¿es que no hay un término medio?" Pues ya ves...
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  12. Querida Aurora, gracias por tus palabras. Tu si que eres una maga!
    Esto que os cuento es para no olvidar.
    Venga! Vamos! Que la aventura no ha terminado todavia.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Una etapa del viaje con sus "aparecidos" y todo, muy en consonancia con las fechas que corren. Me llama la atención el culto que existe en México a la muerte, hasta el punto de que allí la han subido a la categoría de santa. Crisol de culturas, sin duda.
    Qué sigas viviendo y soñando la aventura mexicana, como una Hernanda Cortés del siglo XXI -salvando las distancias, claro :) Besos.

    ResponderEliminar
  14. Excelente experiencia.
    En diciembre del año pasado estuve en México e hice una excursión por varios pueblos hasta llegar a Chitzen Itza, nos llevó un chaval que conocimos y estuvo todo el viaje contándonos historias de miedo, hubo un momento en el que pasamos verdadero miedo ya que nos contó cómo en su familia ocurrían cosas extrañas desde la muerte de su abuelo. No sé si fue una forma de entretenernos. Los mejicanos tienen fama de ser muy aficionados a todo tipo de cultos e historias de muertos.
    Muchos besos desde Graná

    ResponderEliminar
  15. Hola, Javier! Si, es ciert. Es a la Sra. MUERTE, LA SANTA MUERTE, hay que tenerla contenta, por si acaso nos llega antes de la hora o, para que se porte bien con nosotros... No esta mal como filosofia.
    Ya tengo preparada otra entrada sobre este culto...
    No hay mas que leer a OCTAVIO PAZ para entenderlo mejor.
    Hernanda Cortes...Jajaja! Pues lo quieran o no algunos, todos andan alli revueltos: culturas religiones colores y sabores...
    Que no solo los espanoles les "colonizaron" y, les siguen colonizando...
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola, amiga Inma! Estuviste en Playa de Carmen? Recorrer esos pueblos de cultura maya es impresionante, sobre todo los que estan mas alejados de la ruta turistica, aunque CHICHEN guarda todo su poder para los que se acercan a ella con humildad.
    Vuestro guia? Pues de todo habria, que hay que ganarse el pan de cada dia. Jajaja! Ellos saben muy bien lo que les interesa a los "turistas", pero eso si, sin mala intencion. Solo corregido y aumentado...que diriamos.
    Ahora quiero recorrer el rio Usumacinta, veremos.
    Hale! Un monton de besos hasta tu Grana, mi favorita!

    ResponderEliminar